Ana, demain, dès l´aube...

El viernes 9 de marzo, con gran emoción y recogimiento, plantamos un olivo y colocamos una placa cerámica como acto simbólico para recordar para siempre a nuestra compañera Ana Baldán. Sus antiguos alumnos de francés, el Equipo Directivo del centro, así como profesores que compartieron con ella años de trabajo y de compañerismo, arroparon a nuestro Departamento, y en particular a su familia, su marido y sus hijos, en este momento agridulce, a la vez feliz por el hermoso recuerdo en un día especial lleno de luz, y triste por la ausencia de Ana.

Tras las palabras de nuestro Director D. Rafael Esteve en nombre de la comunidad educativa del IES Alborán-Manuel Cáliz, comentando este momento agridulce que estábamos viviendo, y transmitir después un mensaje de optimismo al estar perpetuando la memoria de nuestra compañera, la profesora Dña. María Isabel Fernández y el profesor D. Norberto Torres, en nombre del Departamento de Francés, con contenida emoción leyeron y comentaron el texto que acompaña la cerámica artística firmada por El Puntas, de evocador azul celeste.

Se trata del primer verso de uno de los poemas más célebres de la literatura francesa, "Demain, dès l´aube..." ("Les Contemplations", 1856) del escritor francés Victor Hugo (1802-1885), unos sencillos y muy sentidos versos que dedicó a su hija Leopoldina, fallecida de repente de forma trágica a la edad de 19 años. Este poema que pertenece al corpus de textos del programa de Bachibac para el estudio del romanticismo, ha trascendido con el tiempo la intensa relación sentimental que el padre escritor tuvo con su hija, para expresar la ausencia de un ser querido, y su permanente presencia en nuestro corazón a través del recuerdo.  

Demain, dès l’aube

Demain, dès l’aube, à l’heure où blanchit la campagne,
Je partirai. Vois-tu, je sais que tu m’attends.
J’irai par la forêt, j’irai par la montagne.
Je ne puis demeurer loin de toi plus longtemps.

Je marcherai les yeux fixés sur mes pensées,
Sans rien voir au dehors, sans entendre aucun bruit,
Seul, inconnu, le dos courbé, les mains croisées,
Triste, et le jour pour moi sera comme la nuit.

Je ne regarderai ni l’or du soir qui tombe,
Ni les voiles au loin descendant vers Harfleur,
Et quand j’arriverai, je mettrai sur ta tombe
Un bouquet de houx vert et de bruyère en fleur.

 

Mañana, al alba 

Mañana, al alba, cuando blanquea el campo,
Yo partiré. Mira, sé que me esperas.
Iré por el bosque, iré por la montaña.
No puedo permanecer lejos de ti más tiempo.
 

Caminaré, los ojos fijos en mis pensamientos,
Sin ver nada alrededor, sin escuchar ningún ruido,
Solo, desconocido, la espalda encorvada, las manos cruzadas,
Triste, y el día para mí será como la noche.
 

No miraré ni el oro de la tarde que cae,
Ni las velas lejanas descendiendo hacia Harfleur,
Y al llegar, pondré sobre tu tumba,
Un ramo de acebo verde y de brezo en flor.

 

Antonio, el marido de nuestra compañera Ana, arropado por sus hijos Antonio y Sergio, tomó la palabra al finalizar el minuto de silencio que todos guardamos, para agradecer el acto y evocar la especial vinculación que Ana tuvo con su instituto, el IES Alborán-Manuel Cáliz, y con sus alumnos.

À demain, Ana

D. Norberto Torres Cortés

Jefe del Departamento de Francés